‘SOLOMO’

solomo

 

Ya hemos comentado en este espacio algunos pormenores relativos al uso de jergas, a menudo de difícil comprensión para el común de los mortales, en el ámbito de las tecnologías de la información. No es algo privativo de ese universo; en realidad se trata de un fenómeno bastante corriente en no pocas actividades, especialmente si son novedosas o, precisamente, mientras son una novedad y su conocimiento escapa a la mayoría de la gente.

Es a mi juicio y en general algo bastante pueril e innecesario eso de andar inventando palabras, castellanizando vocablos cuando ya existe en nuestro idioma el equivalente, o retorciendo las palabras a veces de manera francamente cómica.

Pero hay ocasiones en que, por supuesto, está justificado el empleo de una palabra nueva en nuestra lengua; por eso, y a su ritmo desde luego, la Real Academia Española acaba santificando nuevas aportaciones.

A veces incluso cuando se trata de acrónimos, como es el caso de SOLOMO. No, no está admitido por la RAE pero, en la medida en que es un término pluricomprensivo y alude a un tipo de actividad que nace de la incardinación entre lo SOcial, lo LOcal y lo MOvil en el ámbito del marketing en los social media, no hay un equivalente en el diccionario y, por tanto, el palabro tiene todas las papeletas para estarlo más pronto que tarde.

Si nos ponemos estupendos, hasta podríamos asegurar que en el ámbito de las redes sociales la evolución del marketing está definida por lo que los expertos llaman el modelo SOLOMO. Si somos aún más osados, diríamos que es el nuevo paradigma, como diría Juanjo Millás, signifique lo que demonios signifique paradigma.

Imaginemos que la hora de comer nos ha sorprendido en una calle cualquiera de una ciudad que no conocemos bien. Quizás hemos tenido la precaución de cargar en nuestro smartphone una aplicación que nos informa de la cercanía de un restaurante cuyos menús nos parecen apetitosos y asequibles; más aún, observamos cómo el precio de un café está rebajado en el establecimiento en cuestión. ¿Atenderemos la cibersugerencia? Seguramente sí y no solo porque el hambre aprieta.

Pues eso es SOLOMO. La convergencia del desarrollo de las redes sociales propiamente dichas, con la geolocalización (GPS para entendernos) y la itinerancia o internet móvil. Y, como resulta fácil de imaginar, sus posibilidades son infinitas.

Para saber más:

http://blogginzenith.zenithmedia.es/actualidad/geotargeting-solomo-y-geofencing-las-ultimas-tendencias-dentro-de-la-publicidad-para-moviles/

Breve, pero muy interesante. Blog de Victor Martin:

http://victormartinp.com/2012/11/como-pueden-aprovechar-el-solomo-los-pequenos-negocios/

Consultoría. Comunicación, imágen y marketing on line y off line                    quipucomunicacion@gmail.com                                                                             teléfono 646425114

 

Anuncios

Coelho, Borges y los ‘internetuales’

Paulo-Coelho

Ayer publicaba la revista semanal de El País una interesantísima entrevista que le hace Jesús Ruiz Matilla a Paulo Coelho. No es un escritor que me interese en particular a pesar de que haya vendido más de 180 millones de libros; qué le vamos a hacer, uno tiene sus rarezas.

Pero hay en la entrevista unas cuantas ideas que me parece voy a incorporar a mi manera de entender el mundo. Sí señora, así de trascedente es la cosa.

Por ejemplo, dice Coelho que en Internet que, a él, le proporciona “…tanto placer que ya dudo que no sea vicio, tormento” está “el manantial, la fuente de saber humano, como diría Borges” “Es que Borges es Google” le recuerda el periodista y Coelho asiente entusiasmado.

Delicioso diálogo que podría haberse producido perfectamente en la Biblioteca de Babilonia mientras en un salto temporal solo literariamente posible, el propio Coelho y el divino Borges hojean a la par el libro que contiene todos los libros y deciden llamarle, precisamente, Google o quizás mejor, Wikipedia;  sin la menor prevención.

“Borges nunca hubiera dicho, no me interesa, como esa élite que está completamente muerta” asegura Coelho en referencia a las nuevas tecnologías en general e Internet y sus criaturas en particular. Y se refiere a lo que conocemos como los intelectuales, algo que la Wikipedia define precisamente como: “los que se dedican al estudio y la reflexión crítica sobre la realidad, y comunican sus ideas con la pretensión de influir en ella, alcanzando cierto estatus de autoridad ante la opinión pública”

¿Eso existe hoy? Sí, claro pero como el entrevistado dice, “el intelectual murió, ha nacido el internetual. Han muerto las jerarquías del pensamiento” Así es que no se trata solo de que quienes nos piensan como personas, consumidores, ciudadanos… lo sigan haciendo, sino que si no se suben al carro imparable de las tecnologías de la información y la comunicación, su esfuerzo será baldío. Y, a mi juicio, los necesitamos porque no todo lo que circula por el éter tiene valor, claro que no.

Jorge Luis Borges escribió en Ficciones lo siguiente: “No me parece inverosímil que en algún anaquel del universo haya un libro total; ruego a los dioses ignorados que un hombre – ¡uno solo, aunque sea, hace miles de años! – lo haya examinado y leído. Si el honor y la sabiduría y la felicidad no son para mí, que sean para otros” Evidentemente, no hablaba de libros sino del conocimiento pero ¿no se estaría refiriendo al futuro mucho más que al pasado?Borges

Consultoría: Comunicación, imágen y marketing on line y off line      quipucomunicacion@gmail.com                                                                             teléfono 646425114

La RSE en las redes sociales

RSC3

Los laboratorios Novartis, en colaboración con Forética, presentaron hace algunas fechas un interesante estudio sobre la presencia de la Responsabilidad Social Empresarial (o Corporativa) RSE en los medios de comunicación.

Presentación a la prensa: http://www.youtube.com/watch?v=mIrU9q-uqA8

El estudio puede consultarse aquí: http://www.novartis.es/responsabilidad-social/cifras-e-informes

Contiene un capítulo específico referido a lo que los autores de la investigación llaman medios no convencionales, sin eufemismos, las plataformas de comunicación de las redes sociales. Es la primera vez, que yo sepa, que se hace un estudio semejante y su lectura resulta recomendable.

Se llevó a cabo una encuesta online durante los meses de julio, agosto y septiembre de 2011, con objeto de detectar los principales actores de la RSE en las redes sociales y, de este modo, conocer la presencia y evolución del concepto en dicho medio.

Uno de los datos más llamativos es que, profundizando en los perfiles que alimentan las redes sociales en estas materias, resulta que se trata de personas individuales. Además, el 73% no realiza esta tarea como actividad profesional principal y el 32% prefiere no revelar su profesión. Con todo, los perfiles más comunes son: consultor, profesional de la comunicación corporativa o académico.

Visto de otro modo: “Un tercio de los soportes especializados (blogs, perfiles en Faceboock, en Twiter y otros) tiene la comunicación de la RSE como su actividad única o principal; esto implica, por ligera que sea, una cierta estructura operativa y un presupuesto de costes y de ingresos.  Sin embargo, dos tercios de los MNC carecen de ataduras y restricciones de carácter operativo y presupuestario, responden a motivaciones distintas, desde el idealismo a la inquietud intelectual, pasando por el mero entretenimiento y son difíciles de identificar” .

Respecto a los contenidos que circulan en las redes sociales, véase esta comparativa que resulta interesante

Prioridades de los medios de comunicación no convencionales en la oferta de contenidos Prioridades de los usuariosen la demanda de contenidos
1.- RSE/Sostenibilidad en general 1.- RSE/Sostenibilidad en general
2.- Consumo Responsable 2.- Cambio Climático
3.- Cambio Climático 3.- Derechos Humanos
4.- Buen Gobierno 4.- Consumo Responsable
5.- Diálogo con Grupos de Interés 5.- Diálogo con Grupos de Interés

De la mar el mero y del ciberespacio, el carnicero, el charcutero, el frutero, el pescadero

Ya318738_227464593967720_7707642_n hemos visto algunos casos de éxito verdaderamente sorprendentes como el de Bere Casillas http://www.eleganciadospuntocero.com/ el de Rixar García @taxioviedo y Jordi Morena http://www.culturadelpan.com/ y en días sucesivos iremos viendo más porque esto es inagotable.

Hoy me ha llamado la atención esto: http://www.mercadodebarrio.com/

Se trata de un portal que se configura como una tienda online de productos frescos con reparto a domicilio que mantiene una estrecha relación con sus clientes finales desde las redes sociales.

Pese a que sus comunidades en Facebook y Twitter no son excesivamente grandes, son grupos de usuarios muy activos y que han visto en estos canales de comunicación una forma de comprar online con la filosofía del comercio de barrio tradicional, donde conversar sobre la calidad de los productos o proponer mejoras del servicio o informarse de las ofertas y nuevos productos.

http://www.facebook.com/#!/MercadoDeBarrio?fref=ts

https://twitter.com/MDBarrio

El origen de esta propuesta está en la saga de los Durán que un día se preguntaron ¿por qué no una carnicería de barrio tradicional? Y hace ya tres años que su establecimiento de Vitoria decidió dar el salto a Internet con carniceríadebarrio.com un proyecto que tuvo una repercusión insospechada y que consiguió ser merecedor en el año 2010 del Premio Buber al mejor comercio electrónico del País Vasco.

¿Se acuerdan de aquello de “piensa global y actúa local”? Pues mismamente.

Quipu Consultoría de Comunicación, imágen y marketing. quipucomunicacion@gmail.com                                                                        teléfono 646425114

Fantasmas

Hace unicon_no_photo_60x60os días, en uno de los foros del curso que la Fundación UNED imparte sobre Community Manager, una alumna, Patricia, manifestaba sus dudas sobre el uso que actores indeterminados podrían hacer de sus datos personales aún en el caso de que ella comunicara su deseo de que fueran borrados. Es una consulta jurídico-técnica de calado sin duda que, además, se relaciona con un debate igualmente vivo: ¿hasta qué punto debemos confiar al depositar en la nube detalles de nuestra vida y milagros?

Ciberdoctores tiene la ciberiglesia y seguro que Patricia encuentra cumplida respuesta a sus preocupaciones.

A mí, aunque relacionado con todo esto, hay otro asunto que me descoloca mucho más. Concierne a las vidas de las que solo tenemos constancia virtual. No me refiero propiamente a quienes nos han dejado y sus perfiles siguen ahí escritos con letras aparentemente indelebles en el muro de Faceboock o en el escritorio de Twiter; son ya historia detenida, presencias que ya no nos siguen y a las que ya solo seguiremos, a ser posible, cuanto más tarde mejor. Para mi tristeza, recientemente he eliminado de mi cibermundo (con dificultad técnica, ciertamente) a dos personas; era doloroso verlas ahí, más que si solo están en mi corazón y en mi memoria.

Pero lo que me resulta de verdad inquietante es otra cosa: desde hace algún tiempo y muy de vez en cuando visito un perfil de Linkedin. Lo encontré por casualidad o quizás debiera decir que por la acción de las fuerzas desconocidas que acaso mueven las relaciones y el destino de las personas en el ciberéter. Es un perfil que ilustra una silueta sin cara, detenido en el tiempo: hace años que no se actualiza y contiene, como todos, la vida troceada: de tal a tal en tal sitio con tal cargo. Uno de esos trozos me pertenece: es una habitación de hotel; es largas conversaciones en un aparcamiento; es un río gris en una ciudad alemana o un clavel en un puesto callejero de la vieja Italia; es una canción de Phil Collins y, a la postre, un encuentro fugaz en un aeropuerto después de tanto tiempo y la promesa incumplida de una llamada telefónica.

Ahí sigue ese retrato breve, incompleto, injusto. Y puesto que nadie le sacude el polvo desde hace más de cuatro años, quizás algo irreparable que ignoro ha sucedido. Pero ella está ahí suspendida en no sé qué dimensión, en su nube y en la mía, tan bonita como yo la recuerdo. Inmune al olvido.

Quipu Consultoría de Comunicación, imágen y marketing. quipucomunicacion@gmail.com                                                                        teléfono 646425114

 

Totus tuus, viral

Llevo desde las 11,papa_66015 horas de hoy día 3 de diciembre viendo como la gente, poca, pasea por la plaza de San Pedro en el Vaticano y oyendo los ruidos que hacen unos operarios en una obra en la galería de columnas a la derecha de la imagen de cámara fija que ofrece la TV oficial del santo estado. Los Servicios Informativos de El Vaticano habían anunciado la retransmisión por internet de la rueda de prensa en la que se explicaría el desembarco de Benedictus XVI en Twiter. Si supiera interpretarlos, os contaría el significado de los hermosos toques de campana que he escuchado a las 11,30, a las 12 y a las 12,20 horas.

Pero ya me he cansado. No aparece nadie. No pasa nada. Nadie se explica. Así es que he decidido dar una vueltecilla por la red social a ver que dice el personal. Además de enterarme de que Benedictus escribirá su primer twit el próximo 12 de diciembre en @Pontifex, por allí andan los cachondos de siempre: hay quien ya pide confesarse con Ratzinger a base de 140 caracteres (pocos pecados caben), quien anuncia que la Iglesia se apunta a este arma “que carga el diablo” o quien, campechano, le envía un mensaje al Santo Padre: “si me sigues te sigo” comentario que, a decir verdad, queda bastante bíblico.

Mal comienzo esto de dar plantón. O tal vez deberíamos pensar que quien ha fallado es la tele pues cabe suponer la infalibilidad papal también en esto de las redes sociales.

A mí, como en tantos otros ámbitos no me parece ni bien ni mal que el Papa esté en Twiter, incluso a sabiendas de que, como mucho, lo que hará Benedictus es bendecir los tuits que escriban sus asistentes;  le encuentro mayor para otra cosa, la verdad. Quizás, como soy un poco antiguo, se me antoja escasamente solemne impartir doctrina en píldoras breves y concisas, como si el dogma fuera memos dogma por eso, no sé.

Y sobre todo tengo dudas serias. A saber: ¿Quiénes tendrán la dicha (o no; no olvidemos que era el que mandaba en la Congregación para la Doctrina de la fe, la vieja Inquisición, y el que tuvo, retuvo) de figurar en sus direcciones de Favoritos? ¿A quién seguirá el Papa para hablar de sus cosas? ¿al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa? ¿quizás a la Reina de Inglaterra, jefa de la Iglesia Anglicana? ¿al Dalai Lama? Y sobre todo, lo que más me inquieta ¿Quién merecerá que el Papa retwitée sus comentarios? ¿El mismísimo Dios? La verdad es que las expectativas son enormes. Y a mí me da un poco de miedo si quieren que les diga la verdad.

El dubitativo dedo de San Pedro:

http://www.youtube.com/watch?v=Uo3ljdpN5h4triangulo-dios