Totus tuus, viral

Llevo desde las 11,papa_66015 horas de hoy día 3 de diciembre viendo como la gente, poca, pasea por la plaza de San Pedro en el Vaticano y oyendo los ruidos que hacen unos operarios en una obra en la galería de columnas a la derecha de la imagen de cámara fija que ofrece la TV oficial del santo estado. Los Servicios Informativos de El Vaticano habían anunciado la retransmisión por internet de la rueda de prensa en la que se explicaría el desembarco de Benedictus XVI en Twiter. Si supiera interpretarlos, os contaría el significado de los hermosos toques de campana que he escuchado a las 11,30, a las 12 y a las 12,20 horas.

Pero ya me he cansado. No aparece nadie. No pasa nada. Nadie se explica. Así es que he decidido dar una vueltecilla por la red social a ver que dice el personal. Además de enterarme de que Benedictus escribirá su primer twit el próximo 12 de diciembre en @Pontifex, por allí andan los cachondos de siempre: hay quien ya pide confesarse con Ratzinger a base de 140 caracteres (pocos pecados caben), quien anuncia que la Iglesia se apunta a este arma “que carga el diablo” o quien, campechano, le envía un mensaje al Santo Padre: “si me sigues te sigo” comentario que, a decir verdad, queda bastante bíblico.

Mal comienzo esto de dar plantón. O tal vez deberíamos pensar que quien ha fallado es la tele pues cabe suponer la infalibilidad papal también en esto de las redes sociales.

A mí, como en tantos otros ámbitos no me parece ni bien ni mal que el Papa esté en Twiter, incluso a sabiendas de que, como mucho, lo que hará Benedictus es bendecir los tuits que escriban sus asistentes;  le encuentro mayor para otra cosa, la verdad. Quizás, como soy un poco antiguo, se me antoja escasamente solemne impartir doctrina en píldoras breves y concisas, como si el dogma fuera memos dogma por eso, no sé.

Y sobre todo tengo dudas serias. A saber: ¿Quiénes tendrán la dicha (o no; no olvidemos que era el que mandaba en la Congregación para la Doctrina de la fe, la vieja Inquisición, y el que tuvo, retuvo) de figurar en sus direcciones de Favoritos? ¿A quién seguirá el Papa para hablar de sus cosas? ¿al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa? ¿quizás a la Reina de Inglaterra, jefa de la Iglesia Anglicana? ¿al Dalai Lama? Y sobre todo, lo que más me inquieta ¿Quién merecerá que el Papa retwitée sus comentarios? ¿El mismísimo Dios? La verdad es que las expectativas son enormes. Y a mí me da un poco de miedo si quieren que les diga la verdad.

El dubitativo dedo de San Pedro:

http://www.youtube.com/watch?v=Uo3ljdpN5h4triangulo-dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s